Me llamo Lorena Navarro Henríquez y soy trabajadora social, terapeuta y facilitadora de talleres de desarrollo personal y artístico.

Desde pequeña siempre me ha fascinado el mundo de la creatividad desde muchas de sus manifestaciones. Era amante de dibujar y pintar incluso en los libros de clase, me encantaba escribir historias y meterme en el papel de otros personajes en obras teatrales. A la vez que iba creciendo me fui dando cuenta que el arte me permitía no sólo disfrutar y relajarme, sino que además me daba la oportunidad de expresarme y crecer.

Con el paso del tiempo descubrí que mi vocación era ayudar a otros y que también podía hacerlo de manera cercana y creativa. Mi experiencia como trabajadora social, animadora sociocultural y monitora de formación me permitieron trabajar junto a niños y adultos con perfiles y realidades muy diferentes. Talleres socioeducativos, interculturales y de Igualdad, de Ecoarte y conciencia ecológica, juegos de estrategia, innovación y simulación empresarial, clases de iniciación al cómic y la ilustración… Todas estas actividades me enseñaron cómo por medio de dinámicas y herramientas lúdicas podemos descubrirnos, evolucionar y aprender. También me aportaron mucho mi labor como voluntaria acompañando a personas de la tercera edad y mi trabajo como técnica educativa con jóvenes con Trastornos Generalizados del Desarrollo y del Espectro Autista.

En cierto momento de mi vida algo despertó en mí y sentí la necesidad de conocerme en profundidad. Quería saber en qué se basaba mi manera de actuar, porqué a veces no era capaz de manejar algunas situaciones o conflictos con mi entorno, de dónde surgían muchos de mis miedos e inseguridades o cuáles eran los bloqueos que no me permitían entender qué me ocurría. Dicho de otro modo, me atreví a enfrentar mis resistencias, a observarme sin filtros y quererme desde mi esencia.

Reconozco que no fue sencillo, eso significó ahondar en aspectos que me resultaban dolorosos y responsabilizarme por completo de mí misma. Sin embargo, a día de hoy, puedo decir que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida ya que este proceso me ha permitido ser feliz y sentirme libre. Todo ese camino me decidió a formarme como terapeuta en diversas disciplinas, tales como las Láminas Asociativas OH o las Constelaciones Sistémicas, certificándome como Facilitadora por la Asociación Internacional de Constelaciones Familiares y Descodificación Biológica.

Este interés unido a mi pasión por el arte me motivó a crear ARTEMOCIONATE, una apuesta por combinar el desarrollo personal con herramientas artísticas. Mi objetivo es acompañarte en tu proceso de autodescubrimiento, crecimiento emocional y sanación, aportándote técnicas que te ayuden a enfrentarte a tus retos. Hacerlo puede ser un camino apasionante, y lo mejor de todo es que no es necesario ser DaVinci, Meryl Streep o Stepher King para considerarte artista: la chispa, eso que te hace único y especial, siempre ha estado dentro de ti, sólo te falta descubrirlo.

Atrévete a ser el artista de tu propia vida.